LA PROCESIONARIA DEL PINO: UN PELIGRO PARA TU PERRO

  • 5
  • febrero 23, 2016

«La procesionaria del Pino: Un peligro para tu perro» es algo que siempre empezamos a comentaros cuando va terminando la época de frío y comienza a entrar la primavera, entre febrero y abril es muy frecuente encontrar en el suelo, sobre todo en zonas donde hay pinos, cedros y abetos en la península y Baleares, unas largas hileras en movimiento. Estas hileras son orugas procesionarias del pino.

¿Cómo reconocer a la oruga?5oruga-en-procesion

Es fácilmente reconocible por su apariencia, la cabeza y el cuerpo son de color negro, su dorso lo adornan unos pelos rojizos, los cuales están llenos de una sustancia muy irritante llamada histamina que protege a la oruga de sus enemigos, tan solo con tocarla, u olfatearla nuestros perros pueden sufrir graves reacciones alérgicas. Por otro lado, los pelos urticantes de las orugas que se desprenden de ellas, flotan en el aire pudiendo entrar en contacto con los hombres y nuestros animales sin necesidad  de haber contacto directo, pudiendo provocar irritación de ojos, nariz, reacciones alérgicas…

¿Cuál es su ciclo de vida?

Se clasifican en 4 estados: huevos, oruga, crisálida y adulto.

Las mariposas tienen una vida de alrededor de 3 días que utiliza para aparearse en la estación de verano; éstas ponen  sus huevos en las copas de los arboles (anteriormente dichos); en los meses de septiembre y octubre nacen las orugas que construyen sus nidos, bolsones, donde pasarán el invierno. Es en el mes de febrero es donde la oruga desciende en hilera al suelo, busca un lugar para enterrarse y formarse en crisálida. Al llegar el verano ésta eclosiona y se convierte en mariposa adulta, y ahí el ciclo vuelve a repetirse.

¿Qué puede hacerle la oruga a mi  perro si entra en contacto con ella?_procesionaria_407031fc

Muchos de los accidentes producidos por orugas que vemos a menudo en nuestro Centro Veterinario, los vemos en “perros exploradores”, perros que olfatean, comen y lamen cosas del suelo. En cuanto nuestro perro lame una oruga, se puede  producir lo que llamamos sialorrea (exceso de salivación), inflamación de la lengua, pudiéndose necrosar partes e incluso amputar partes de ella (debido a esto algunos perros pueden presentar molestias al manipular e intentar abrir la boca), jadeo en exceso por dolor; nerviosismo, agitación.. Si el perro come la oruga puede vomitar, y en sus vómitos pueden aparecer trozos de oruga este proceso puede producir gastritis. También es frecuente que puedan aparecer lesiones oculares (úlceras, blefaritis…).

¿Qué podemos hacer nosotros?

Si tenemos alguna duda sobre si nuestro perro ha entrado en contacto con una oruga debemos:

  1. Lavar, con agua templada, las zonas afectadas, y acudir rápidamente a un centro veterinario para que le puedan poner a nuestro perro un tratamiento de acción rápida.
  2.  No frotar la zona afectada, podríamos romper los pelos urticantes que pudiera tener nuestro animal de la oruga, y facilitar la liberación de tóxinas.