Cuidados del gato geriátrico

  • 4
  • febrero 10, 2016

IMG-20130224-WA0039

Los gatos geriátricos se consideran mayores a los 10 años, esa edad es una edad de transición por lo que deberíamos tomar precauciones.

Revisión geriátrica:

Los gatos mayores deberían visitar regularmente al veterinario. Donde se valorarían, dentro de una exploración física, posibles problemas cardíacos, respiratorios, tiroides, estado de la boca… Se recomienda realizar una analítica sanguínea  general para valorar la funcionalidad del riñón, hígado y tiroides así como un hemograma para observar posibles alteraciones hematológicas.

Se recomienda seguir vacunando a nuestros gatos mayores, ¿por qué?, la razón es la siguiente: el sistema inmunitario se hace menos eficaz con la edad y el gato se hace más vulnerable a padecer procesos de origen vírico (sobre todo las que cursan en tracto respiratorio). Las vacunas estimulan su sistema inmunitario y le podrá permitir defenderse frente a ellas.

¿Cómo afecta el envejecimiento en ellos?

– Los gatos mayores duermen más, se calcula que pueden llegar a dormir alrededor de 18 horas al día.

– Sus sentidos como el gusto y el olfato, se pueden deteriorar con la edad, esa puede ser una de las casusas por las cuales pueden perder el apetito.

– Son frecuentes los problemas dentales, como dificultad en la masticación, halitosis, perdida de dientes, tumores en la boca, enfermedad periodontal grave… por lo que, si le duele la boca, por dolor, se resisten a comer.

-El funcionamiento del intestino puede ralentizarse, causando problemas como el estreñimiento una malabsorción de nutrientes con la consiguiente pérdida de peso.

Enfermedades frecuentes:

En gatos geriátricos una de las enfermedades más frecuentes y más a tener en cuenta es la insuficiencia renal, uno de los síntomas característicos es el aumento de la ingesta de agua y el aumento de veces que van a la arena a orinar (poliuria polidipsia), comen menos, decaimiento, y pérdida de peso. Las otras dos enfermedades importantes son el hipertiroidismo (aumento de la producción de hormona tiroidea) que cursa con animales que suelen comer mucho y tienen mucha actividad. Otra dolencia es la Diabetes, caracterizada por aumento de la sed, aumento de la orina y aumento en la ingesta de comida.

Otras enfermedades que pueden aparecer son: Enfermedades periodontales, Tumores, Artrosis, hipertensión…

En ocasiones, el mismo paciente puede padecer varias enfermedades en el mismo tiempo, es importante diagnosticarlas y tratarlas rápidamente para que nuestro gato tenga una buena calidad de vida.

 

Consejos de alimentación:

Los gatos mayores, en u principio sin ninguna patología, beben menos por lo que es preferible que se le proporcione una dieta húmeda (latas comerciales indicadas para su edad), dado que tienen alto contenido en agua.

La comida que se le debe administrar debe ser comida con bajo contenido en proteínas y fósforo, que eso de cara a enfermedades renales es beneficioso. Las comidas preparadas para animales “senior”, suelen tener controlados dichos valores aparte de tener un bajo aporte de calorías dado que a esa edad la actividad es menos y se mueven menos.

Consejos para su bienestar:

Con la edad los gatos pierden la capacidad retráctil de las uñas, por lo que es necesario cortárselas con frecuencia.

– Se acicalan menos, su pelaje cambia, y necesitan un cepillado frecuente.

– Les gusta descansar tranquilamente lejos de las zonas más frecuentadas de la casa.

– Hay que disponer un lugar cálido, cómodo y resguardado de corrientes de aire.