COPROFRAGIA CANINA

  • 4
  • septiembre 21, 2016

Se llama Coprofagia canina al comportamiento que tienen nuestro perros cuando se comen las heces.

Suele ser una consulta habitual que no consultan muchos propietarios. En primer lugar debemos descartar que la coprofagia sea causada por un problema pancrático o intestinal (aunque estas patologías suelen ir acompañadas por otro tipo de sintomatología)

Hay animales como es el caso de los conejos en los que se realiza la digestión en dos veces por lo que la coprofagia es necesaria para asimilar los nutrientes fundamentales para su alimentación.Como-recoger-las-heces-de-tu-perro.FreeDigitalPhotos.net

Hay tres tipos de coprofagia:

  1. Autocoprofagia: El animal se come sus propias heces.
  2. Coprofagia Inespecifica: Cuando ingieren heces de otros perros.
  3. Coprofagia Interespecifica: Cuando ingieren heces de otras especies.

 

Posibles causas de la coprofagia:

  1. Conducta comportamental:
  • Llamada de atención: comportamiento para llamar nuestra atención aunque sea para que le regañemos.
  • Ansiedad: Animales que padecen mucho estrés por diversos motivos pueden aparecer estas conductas.
  • Aburrimiento: animales que pasan mucho tiempo solos y/o que no se les dedica la atención suficiente.
  • Curiosidad: suele aparecer en cachorros que están explorando su entorno. Pueden descubrir el sabor apetecible de otro alimentos digeridos por otros perros/otras especies como los gatos.

 

  1. Conducta maternal:

 Una perra con los cachorros realiza la coprofagia, esta conducta es normal, se comen las heces y limpian a sus cachorros para evitar que en su madriguera haya moscas que puedan perturbar a sus cachorros y evitar también que el olor pueda atraer la presencia de depredadores.

 

  1. Frecuencia y calidad del alimento:

 Perro que hacen heces blandas o diarreas aisladas, ahí hay nutrientes sin digerir por lo que los perros al detectarlos lo pueden volver a digerir (comportamiento sobre todo en cachorros).

  • En pocos casos, animales que no tienen suficiente comida. Suele también estar asociada con una falta de fibra, así complementan su dieta, se suele asociar a perros que comen solamente una vez al día.
  • Comidas de baja calidad.

 

  1. Causas Médicas:
  • Hay casos en los que los animales no asimilan el pienso por lo que pueden tener deficiencias vitamínicas, desarrollando problemas digestivos crónicos.
  • En algunos casos, en perros adultos (como ya hemos dicho anteriormente) pueden desarrollar coprofagia, en estos casos está indicado acudir al Centro Veterinario para descartar patologías como una insuficiencia pancreática.

 

Posibles Tratamientos

  1. Médicos:

Indicamos revisiones veterinarias para descartar patologías: pancreáticas y digestivas.

  1. Alimenticias:

Podemos complementar con suplementos alimenticios y cambiar el pienso.

  1. Comportamental:

 La educación siempre se debe dar por refuerzo positivo. Se puede desviar la atención del perro hacia otras cosas como juguetes o premios.

Las heces hemos de recogerlas cuando no nos vean nuestros perros, hay estudios en los que se dice que adquieren estos comportamientos.

  • Si en casa hay gatos hay que poner barreras físicas para que el perro no ingiera las heces del gato.
  1. Ambiental:

Se pueden añadir sustancias a comida de forma que se altere el sabor de las heces. Existen productos comerciales (preguntad en la Clínica) y productos naturales como es echar el corazón de una piña natural en la comida que el perro ingiere.

 

Tratamiento Preventivo

El principal problema asociado a la coprofagia e la transmisión de parásitos al ingerir heces de perros, gatos u otras especies infestados, por lo que es importante desparasitar cada 3 meses de rutina.

Por otro lado la ingestión de heces de gato (siempre que éstos salgan y cacen en el exterior) pueden contagiarse de toxoplasma.

También es posible que las heces estén contaminadas con bacterias y larva de mosca que pueden provocar complicaciones digestivas.

Por último no olvidarnos que la ingesta son vía de contagio de enfermedades víricas graves como el parvovirus, moquillo y hepatitis.