EL CUIDADO DE NUESTRAS MASCOTAS EN OTOÑO

  • 2
  • octubre 16, 2017

perro-otono-8Otoño, estación nueva pero no por ello debemos bajar la guardia. Por norma general nuestros animales se sienten más cómodos en esta estación, la razón es muy sencilla dejamos atrás el calor insoportable. De hecho vemos en nuestras mascotas un “repunte” de actividad en el estado general de los denominados “colectivos de riesgo”:

  • Animales Geriátricos (problemas cardiorespiratorios)
  • Razas Braquiocefálicas (mejora su respiración y disminuyen los “shock respiratorios)
  • Patologías crónicas

 

Cada estación tiene su talón de Aquiles  y aunque para unas cosas y/u patologías, como las anteriormente descritas, sean algo mejor no debemos bajar la guardia en los siguientes aspectos:

  1. Muda Pelaje:

En los meses de septiembre y octubre al cambiar el tiempo y reducirse la luz natural (al comenzar el otoño), nuestros perros y gatos empiezan a “mudar el pelo”, pero ¿qué significa esto? Os preguntaréis, ¡muy fácil!, en verano y debido al calor, ellos se revisten de un manto/pelaje fino para sobrellevar mejor el calor, sin embargo cuando comienzan a prepararse para el frio ese manto se reemplaza por un pelaje más denso, fuerte y grueso.

Aquí el cepillado y la higiene son fundamentales para nuestras mascotas por estas razones:

  • En perros el pelo crecerá más fuerte para protegerlo en invierno.

 

  • Ayudamos a nuestro animal a eliminar nudos, pelo apelmazado que no nos deja transpirar la piel dando lugar a dermatitis y/u otros problemas de piel.

 

  • En gatos el cepillado es muy importante. Ellos están en constante proceso de acicalamiento, si no les ayudamos nosotros con un cepillo o carda a eliminar ese pelo muerto, es ingerido formando las tan temidas bolas de pelo. Para evitar esto les podemos ayudar aumentando las dosis de malta semanalmente y por supuesto, cepillados diarios porque, si no conseguimos deshacer las bolas de pelo y con tratamiento convencionales médicos no somos capaces de que el gato expulse el cuerpo extraño, se opta por un tratamiento quirúrgico (extraer la bola de pelo quirúrgicamente).

 

Los animales que viven en el exterior de los casas la muda en otoño será más evidente al igual que el cambio en su pelaje debido a las condiciones climatológicas en las que se halla. En animales que viven en su casa todo el año, es cierto que las mudas se pueden prolongar durante todo el año, no solo en la estación otoñal ya que en los domicilios y gracias a los aires acondicionados y calefacciones la temperatura siempre es constante.

NOTA: Aunque nos creamos que los perros y gatos de pelo corto no mudan y que solo es exclusivo de razas de pelo largo, es falso contrariamente a lo que se piensan sueltan incluso más pelo.

  1. Enfermedades Respiratorias:

Debido a los cambios de temperatura y a que existe mayor nivel de humedad aparecen enfermedades  con más frecuencia en perros es la Traqueobronquitis, es muy contagiosa entre perros sobre todo en colectividades como pueden ser los parques, residencias, concursos… Los síntomas son toses (sensación de que “algo” se ha quedado clavado en la garganta), fiebre, letargia… Esta enfermedad es tratable pero si no se trata rápido puede agravarse el cuadro pudiendo producir neumonías, bronconeumonías o cronificarse el proceso.

En gatos, con más frecuencia vemos la Rinotraqueitis teniendo como síntomas tos, estornudos, fiebre, en ocasiones úlceras córneales…

Hay que minimizar los cambios bruscos de temperatura, porque aunque sean enfermedades víricas también tienen un componente térmico (se agudizan más con los desajustes climáticos). Si llueve y el perro va a salir a dar un paseo en muy importante secarle muy bien con toalla y secador y si hay un bajón importante de temperaturas es muy importante que al sacar a nuestro perro a pasear, no le saquemos directamente de una zona cálida de nuestra casa (cerca de un radiador, estufa…) al frio de la calle sino pasarle a una zona más templada de la casa hasta bajarle a la calle (escalada térmica moderada).

 

  1. Parásitos:

¿Quién dijo que en otoño no hay todavía pulgas, garrapatas y mosquitos?, de hecho con temperaturas cálidas es cuando tenemos que tener mucho más cuidado. Recordad por ejemplo el tan temido flebótomo (mosquito transmisor de la leishmaniosis) está activo en temperaturas entre 16-20ºy es cuando más peligro hay de que nos inocule a nuestro animal los anticuerpos de la enfermedad. Si todavía tenemos la suerte de que vamos a zonas cálidas donde el mosquito transmisor de la filariosis canina (mosquito del gusano del corazón) debemos poner acción repelente con antiparasitarios especiales.

RECORDAD LOS PARÁSITOS EXTERNOS NO SON EXCLUSIVOS DE LA ÉPOCA VERANIEGA

 

  1. Obesidad:

Mucho cuidado con la alimentación, lo sabemos… muchos de nuestras mascotas en verano comen menos, se calcula que incluso llegan a comer un tercio menos de su cantidad habitual de comida. Nuestra tendencia muchas veces es a  dar el alimento que creemos, no han “comido en verano”, no nos llevemos a error, ¡no sobredosifiquemos la ingesta alimenticia!, debemos seguir las mismas pautas, ¿por qué?, en invierno es verdad que comen mas pero, no queremos producir una obesidad sobre todo a perros con problemas articulares, mayores… con el frio al igual que con el calor algunas patologías crónicas se agravan.

 

  1. Otras especies:

No solamente tenemos que procurar cuidados en la época de otoño a nuestros perros y gatos también otras especies:

  • Pájaros: es bastante común que se resfríen por lo que es bueno mantenerlos fuera de las corrientes de aire y si, les tenemos en una terraza resguardarlos, muchas veces recomendamos vitaminas especialmente formuladas para ellos para reforzar su sistema inmune de cara a mudas y a problemas de canto.
  • Conejos, roedores: al cambiar el tiempo se encuentran en estado de semi-hibernación con lo que pueden estar algo más aletargados, pero  ¡ojo! No confundir este estado, hay veces que puede  estar camuflando otros problemas de salud en ellos, ante cualquier duda contactad con nosotros.
  • Tortugas: depende de la especie empiezan a no comer, su actividad se reduce considerablemente pero aún así no hay que descuidar la limpieza del agua, controlar el estado de las escamas y no olvidar ponerles calcio en el agua.
  • Animales de sangre fría: camaleones, lagartos… deben tener siempre una temperatura constante dentro de la casa.